lunes, 30 de junio de 2008

PATA-PATA-PATA-PON !!

Y ahora que diablos intenta decir Mike? finalmente tronó? será que ya se le escapó la poca cordura que quedaba? nope, en este post me estoy refiriendo a mi nueva adicción. No se trata de ningun tipo de estupefaciente se trata de un juego de PSP que me tiene enganchado.

Se llama Patapon y podría definirlo como...no se...¿aventura rítmica con estrategia?, no es fácil asignarle un género por que mezcla varios.

Como dijo el sombrero loco: "Comienza por el comienzo"; la premisa es que eres el dios de una tribu (adivinaste! se llaman los Patapons!) que ha venido a menos pero que tienen fe en ti y siguen fielmente tus instrucciones confiados de que los llevarás al fin del mundo a ver "eso" y poder ser felices. Es tarea de los Zigotons (adivinaste! son los villanos!) no dejartela tan sencilla.

Tu deberás comandarlos en cada nivel para, sencillamente, llegar hasta el extremo derecho de la pantalla, sorteando los diferentes peligros que pudieras encontrar, muros, monstruos, ejercitos enemigos, etc; lo original es cómo das las órdenes, con ritmo...así como lo dije, el juego completo va marcado a un compás de cuatro tiempos (tic tic tic tic) y cada botón del mando es un tambor, hay canciones para avanzar, para atacar, para defenderse, para replegarse, para arremeter con fuerza y para invocar milagros que te ayudarán en las batallas, todos estos los vas aprendiendo conforme avanzas en el juego. Por ejemplo: hay que tomarle el ritmo y marcar circulo circulo cuadro circulo (pon pon pata pon) para que los patapons ataquen!, para una segunda orden esperas a que te "contesten" (en el mismo compás de cuatro tiempos ellos "cantan" lo que tu apretaste, en este caso escucharás con vocecillas de enanitos PON PON PATA PON) realizarán la acción y entonces ya ejecutas otra secuencia. Una vez que logras hilar varias instrucciones (entiéndase cuando agarras el ritmo y no dejas de avanzar) entras en el modo "Fever" donde cómo ya te imaginarás atacas mas fuerte, avanzas más rápido y los pinches Patapons cantan mas alto (cosa que te puede llegar a distraer y perder el ritmo)


Suena sencillo? si! pero muy adictivo, además la cosa no se queda ahí, al terminar los niveles te van haciendo ofrendas que son items que tu debes cambiar, existe un árbol donde entregas tus items mas algunos Ka-Chings (la moneda Patapon) y creas soldados, cada Patapon tendrá habilidades específicas y debes decidir a que tipo de Patapon envías a ciertas misiones, los hay de lucha cuerpo a cuerpo, que avientan lanzas, a caballo, el guía que lleva la bandera y sin el cual no avanzarán, los de arco y flecha, en fin, varios. Así mismo les eliges que armas llevan a la misión y que "milagro" quieres que puedan invocar, puede ser la lluvia para apagar un fuego en el camino, el viento para que sus flechas y lanzas lleguen más lejos, el terremoto para paralizar a los enemigos, o la tempestad que es lluvia con viento.


De los gráficos estoy enamorado, son taaaan pero tan simples y a la vez tan pero tan geniales, súper coloridos los ambientes, los movimientos solo viéndolos te lo explicas, son súper logrados! no se como decirte que un circulito con una bolita al centro, brazos y piernas se ve extremadamente chingón andando a caballo o disparando una flecha, hay que verlo, punto.

El sonido es como los gráficos, simple pero muy bien logrado, hay efectos como el viento, las flechas, los Patapons cantando, las mismas canciones, es demasiado básico pero cumple su función en el juego, no esperabas un Rockband ¿verdad?.


En fin, lo califico como un megajuegazo, por que para eso son los juegos ¿no? para entretener y este es mucho mas que entretenido, es una joyita que ya estoy viendo pa'conectar el PSP a la tele y jugarlo a tamaño grande con los cuates en esas sesiones joystickeras. Sencillamente genial.

1 comentario:

Myra Luna dijo...

Creo que me gustaría, si no hubiera muertitos...
Me chocan los muertitos en un juego. Aunque claro, es muy divertido matar a alguien (pregúntale a Diego cómo le va cuando juego con él Star Wars). Pero en general, no me gusta perder por la acción de alguien más. Prefiero perder por mi propia pendejez... jeje.